.

.
"Se escucha lejano entre la niebla un eco que percute a la distancia..."

viernes, 11 de enero de 2013

LA RESURRECCIÓN DEL TIEMPO

 
 "El destierro es redondo:
un círculo, un anillo:
le dan vuelta tus pies, cruzas la tierra,
no es tu tierra,
te despierta la luz, y no es tu luz,
la noche llega: faltan tus estrellas,
hallas hermanos: pero no es tu sangre."
 
Pablo Neruda

I. LEJANÍA

"Algún día, tal vez al final del invierno, la luz del faro será más clara."
 

Viajero sigiloso ayer furtivo,

voz de la distancia a la deriva

el cielo vislumbra su nacimiento sin llanto

con vértigo de sí mismo

ante la promesa del amanecer.

Más allá de esa oquedad

que no aparece en los mapas,

la patria es angustia derramada

tierra sin nombre del pasado

enigma que se desvanece

frontera de ceniza y tiempo.

Al calor de la propia sangre

se disuelven las ausencias,

fragmentos dispersos de memoria

que conjugan la sintaxis del destierro

por el mero capricho de seguir viviendo.

Algún día, tal vez al final del invierno,

la luz del faro será más clara,

mientras eso sucede, la vida va.
 
 
Jules Etienne

II. ERRANCIA

"... terco destello recién trazado sobre la desgastada promesa del exilio: la mirada del cielo es luz..."
 
 
Un viento glacial teje entre nubes
 
la espesa bruma boreal,
 
en la escarpada orografía de la distancia
 
yace algún paraíso en ruinas
 
desfigurado por la memoria.
 
Lejano paisaje de colores frutales
 
en el que permanecen las raíces
 
y amores que habrán envejecido,
 
edad que impone su arancel
 
y sucumbe al urdir del tiempo.
 
Resplandor del sol huraño y esquivo,
 
terco destello recién trazado
 
en el desgastado mapa del exilio:
 
la mirada del cielo es luz
 
que derrama su blancura insólita
 
sobre la espuma del mar y la nieve.
 
Jules Etienne

III. PAVESA



Siento en mi boca el tácito resabio del destierro,

he viajado desde el lugar en que nací

con la infancia frente al mar y el ocaso en el altiplano.

He llegado para vivir el resto de mi aliento

en una casa de lluvia con recuerdos frescos

y aprender a pronunciar vocablos ajenos

que algún día también serán míos.

Vengo de una historia antigua

extraviada en laberintos de humo,

donde se habita un lenguaje feroz

de eufemismos en primera persona

que se conjugan como agravios.


Sólo las piraustas viven en el fuego,

a nosotros, cualquier rescoldo nos abrasa.


Jules Etienne

III. ALBURA



En algún recodo de este invierno

con su aliento de nieve

se escucha el eco obstinado de las olas.

voz de la memoria a la deriva

en un alrededor de ausencias.

Ha quedado exhausta la voluntad,

las páginas languidecen en blanco

con poemas que nunca serán escritos

porque no habrá ya nada que decir.

La distancia es esencia del olvido,

último vestigio del silencio.