.

.
"Se escucha lejano entre la niebla un eco que percute a la distancia..."

sábado, 26 de marzo de 2016

BARRUNTO

"... tras el reflujo de la marea, esparcidos en desorden se revuelven los minutos con los días..." 
 
 
Sopla el viento fugitivo, se rasga la tarde,

ominosa calina que precede a la borrasca

detrás de un horizonte vasto y lejano.

En algún rincón de la calma aguarda la tormenta,

nubes fraguadas con el espeso vapor de la lluvia

liadas al cielo más allá del relámpago.

Desde el litoral, a la orilla de lo vivido

tras el reflujo de la marea, esparcidos en desorden

se revuelven los minutos con los días,

la suma de los años: el tiempo vuelto recuerdo.

Con el corazón a la intemperie

queda ya muy poco por decir.


Jules Etienne

sábado, 19 de marzo de 2016

PUERTOS

"... me quedo, en cambio, con su luz a pleno sol o el horizonte ruborizado del ocaso."


Aunque me llevaran con los ojos vendados

reconocería la proximidad del mar,

adivinaría sus olores en la brisa vespertina

para imaginar a los barcos entregando su carga

impregnada con el sedimento de los delirios

que se amontonaron durante la travesía:

la dureza del metal arrancado a las montañas

filigranas de seda o sonrisas frutales de árboles eternos.

 
Nunca aprendí a disfrutar el paisaje sórdido

que desfigura los muelles en burdel de ocasión,

la ebriedad de los marinos y evas de todos los adanes

que subastan la noche a cualquier postor;

me quedo, en cambio, con su luz a pleno sol

o el horizonte ruborizado del ocaso.

 
Todo eso lo sé, lo aprendí desde un principio

porque nací en un puerto, figura de arena

al sur de la línea que delimita el trópico,

he paseado descalzo sobre nubes ardientes

a las que, por razones que desconozco, les dicen dunas,

en una playa tan extensa que los ojos no bastan

con la locura partida en dos por algún amor adolescente;

y habré de morir en otro, en el que ahora vivo,

como estatua de nieve, aquí donde termina el norte,

frente a un océano al que decidieron llamar Pacífico.


Jules Etienne

sábado, 12 de marzo de 2016

ENTONCES


a Darya

Sabía -lo supe desde siempre-,

que acabarías por irte

para seguir la vocación errante

de tu espíritu de girasol nocturno

que persigue la luz donde haya luna.

Volveré a beber el vino acedo

de las ausencias sin remedio;

vivo al final de la madurez

cuando la palabra mañana

comienza a carecer de sentido,

de ahí que tu partida

haya abierto su propio hueco

de sobresaltos en el corazón:

un jamás de los días sin ti

que habrán extraviado la noche.


Jules Etienne

sábado, 5 de marzo de 2016

MISTERIO

"El silencio no es la ausencia de sonido, es el hueco que dejan las palabras..."
 
 
Sutil como la urdimbre de la seda
 
despoja de verbos a las voces,
 
soliloquio que atraviesa desnudo
 
el escarpado camino del mutismo,
 
racimo de luz que se ahoga durante la noche
 
o flama de los cirios para velar difuntos.
 
La soledad, descuido del alma,
 
territorio sin tiempo que se consume
 
en el otro infierno de los que nunca han pecado.
 
El silencio no es la ausencia de sonido,
 
es el hueco que dejan las palabras
 
cuando se han quedado sin voz.
 
 
Jules Etienne