.

.
"... tronco arrojado por la marea en otra playa que no es Miramar."

sábado, 26 de marzo de 2016

BARRUNTO

"... tras el reflujo de la marea, esparcidos en desorden se revuelven los minutos con los días..." 
 
 
Sopla el viento fugitivo, se rasga la tarde,

ominosa calina que precede a la borrasca

detrás de un horizonte vasto y lejano.

En algún rincón de la calma aguarda la tormenta,

nubes fraguadas con el espeso vapor de la lluvia

liadas al cielo más allá del relámpago.

Desde el litoral, a la orilla de lo vivido

tras el reflujo de la marea, esparcidos en desorden

se revuelven los minutos con los días,

la suma de los años: el tiempo vuelto recuerdo.

Con el corazón a la intemperie

queda ya muy poco por decir.


Jules Etienne

sábado, 12 de marzo de 2016

ENTONCES


a Darya

Sabía -lo supe desde siempre-,

que acabarías por irte

para seguir la vocación errante

de tu espíritu de girasol nocturno

que persigue la luz donde haya luna.

Volveré a beber el vino acedo

de las ausencias sin remedio;

vivo al final de la madurez

cuando la palabra mañana

comienza a carecer de sentido,

de ahí que tu partida

haya abierto su propio hueco

de sobresaltos en el corazón:

un jamás de los días sin ti

que habrán extraviado la noche.


Jules Etienne

sábado, 5 de marzo de 2016

MISTERIO

"El silencio no es la ausencia de sonido, es el hueco que dejan las palabras..."
 
 
Sutil como la urdimbre de la seda
 
despoja de verbos a las voces,
 
soliloquio que atraviesa desnudo
 
el escarpado camino del mutismo,
 
racimo de luz que se ahoga durante la noche
 
o flama de los cirios para velar difuntos.
 
La soledad, descuido del alma,
 
territorio sin tiempo que se consume
 
en el otro infierno de los que nunca han pecado.
 
El silencio no es la ausencia de sonido,
 
es el hueco que dejan las palabras
 
cuando se han quedado sin voz.
 
 
Jules Etienne