.

.
"La ventana te mira desnuda, dilata la luz, ilumina el espacio..."

sábado, 30 de julio de 2016

HOGUERA



Se desnudan las palabras en tu boca,

arden en el fuego fatuo del desvelo

las sílabas que pronuncian tu nombre,

caprichoso aroma del incienso

embriagando un aire sin tiempo.

Y si la geometría de la luz nos ignora

adivinaré un resplandor en tu mirada,

mis manos descubrirán en penumbra

la más cálida de tus promesas

silenciosa música del tacto repleta de ti.


Con el deseo hecho jirones

en cada pliegue exhausto de piel amotinada

cuando el placer encuentre al fin reposo,

seremos rescoldo de sueños o sombras

entre la ceniza que se lleve al alba,

entonces te diré lo que nunca he dicho.


Jules Etienne

sábado, 23 de julio de 2016

PUERTOS

"... me quedo, en cambio, con su luz a pleno sol o el horizonte ruborizado del ocaso."


Aunque me llevaran con los ojos vendados

reconocería la proximidad del mar,

adivinaría sus olores en la brisa vespertina

para imaginar a los barcos entregando su carga

impregnada con el sedimento de los delirios

que se amontonaron durante la travesía:

la dureza del metal arrancado a las montañas

filigranas de seda o sonrisas frutales de árboles eternos.

 
Nunca aprendí a disfrutar el paisaje sórdido

que desfigura los muelles en burdel de ocasión,

la ebriedad de los marinos y evas de todos los adanes

que subastan la noche a cualquier postor;

me quedo, en cambio, con su luz a pleno sol

o el horizonte ruborizado del ocaso.

 
Todo eso lo sé, lo aprendí desde un principio

porque nací en un puerto, figura de arena

al sur de la línea que delimita el trópico,

he paseado descalzo sobre nubes ardientes

a las que, por razones que desconozco, les dicen dunas,

en una playa tan extensa que los ojos no bastan

con la locura partida en dos por algún amor adolescente;

y habré de morir en otro, en el que ahora vivo,

como estatua de nieve, aquí donde termina el norte,

frente a un océano al que decidieron llamar Pacífico.


Jules Etienne