.

.
"Se escucha lejano entre la niebla un eco que percute a la distancia..."

sábado, 30 de julio de 2016

HOGUERA



Se desnudan las palabras en tu boca,

arden en el fuego fatuo del desvelo

las sílabas que deletrean tu nombre,

caprichoso aroma del incienso

embriagando un aire sin tiempo.

Y si la geometría de la luz nos ignora

adivinaré un resplandor en tu mirada,

mis manos descubrirán en penumbra

la más cálida de tus promesas

silenciosa música del tacto repleta de ti.


Con el deseo hecho jirones

en cada pliegue exhausto de piel amotinada

cuando el placer encuentre al fin reposo,

seremos rescoldo de sueños o sombras

entre la ceniza que se lleve al alba,

entonces te diré lo que nunca he dicho.


Jules Etienne

sábado, 16 de julio de 2016

BRUMA

"... como el murmullo de las hojas al desnudar las ramas de la arboleda."
 

Se escucha lejano entre la niebla
 
un eco que percute en la distancia

confundido con las voces de mis padres.

La brecha es más angosta

cada día es su propia circunstancia:

¿adónde se fue ayer con sus canciones?

Las palabras también se van

dejando en la boca un resabio de almendras rancias

esas mismas que, se dice, saben a olvido,

como el murmullo de las hojas

al desnudar las ramas de la arboleda.

Me duele el tiempo cuando lo vivo sin ti,

supongo que debe ser el amor y no la niebla

lo que disuelve la distancia.


Jules Etienne

sábado, 9 de julio de 2016

RESPLANDOR

"Simetría del infinito, la belleza eres tú y el espejo cuando secuestra tu imagen."
 
 
Fugacidad de un parpadeo
 
en busca de su reflejo perdido.
 
De tus ojos surge una mirada
 
que ha dejado de pertenecerte:
 
desde el momento en el que me miras
 
la vuelvo mía y la acaricio
 
con tacto imaginario y dócil,
 
como se atesora con fervor
 
una preciada posesión.
 
Paisaje que enciende la noche,
 
entre pulsiones que se derriten
 
persigo la oscuridad para rebasar
 
los confines de la ley de gravedad,
 
al abrir la jaula de las sombras
 
se evapora la luz que las aprisiona.
 
Simetría del infinito, la belleza eres tú
 
y el espejo cuando secuestra tu imagen.

 
Jules Etienne