.

.
"Se escucha lejano entre la niebla un eco que percute a la distancia..."

sábado, 29 de octubre de 2016

ARRECIFE

"... un lugar habitado por nereidas y centauros..."


La sirena con piel de mar

y cuerpo de olas

le guiñó un labio.

Náufrago terrestre,

la miró desde sus ojos de arena

con los que se dice nacen

los hijos de las madres

que le temen al mar.

Hubiera querido comprender

la humedad de su canto

y navegar en sus caderas

hasta encallar en una isla sin tiempo,

donde la memoria fuese alegoría

enterrada en el olvido

y el pasado estuviera proscrito.

Un lugar habitado por nereidas y centauros

en el que los oráculos serían mudos

y la astrología sólo pudiese adivinar

el color de los corales.

Pero en la escollera entre piedra y espuma

no hay anclas que levar ni velas para desplegar.


Juran que somos de polvo.


Jules Etienne

martes, 25 de octubre de 2016

ÁMBAR

"... como hoja que se marchita durante el verano, una silla solitaria bajo la ventana paciente espera tu regreso."
 
 
Intenté construir tu cuerpo beso sobre beso,

de someter la realidad a golpe de sueños

hasta que una mañana clara como tus ojos

me pediste complicidad y te la di,

porque nunca supe negarte nada.

Vagan los días persiguiendo tu ausencia,

la soledad vuela con sus alas de polvo

y se posa sobre un árido silencio:

tu mirar dorado por los devaneos del sol

nunca tan ajeno, ahora tan distante,

Brilla el cristal ambarino del atardecer

como hoja que se marchita durante el verano,

una silla solitaria bajo la ventana

paciente espera tu regreso.


Jules Etienne

sábado, 22 de octubre de 2016

REBELIÓN



Supongo que la tierra palpita

en la raíz de cada árbol,

que los olores nocturnos del azahar

bautizan el follaje húmedo

y entonces las sombras

se sublevan en la oscuridad

porque nadie se merece

la esclavitud perpetua.

Sólo los rebeldes nacen varias veces.

 
Jules Etienne

martes, 18 de octubre de 2016

INFIEL

"... espectro que se delata ante el espejo."


No hay verdad en su cara

sólo una vaga intuición

y el caprichoso impulso

de cohabitar con una piel distinta,

alegoría de promesas incumplidas

sordo el deseo, niega las afrentas:

los besos traicionados, la caricia ingrata,

despilfarro amoroso siempre esquivo.

Tras la pantomima yace algún pretexto vago,

la opacidad del disimulo, el suspiro reprimido,

efímera ceniza del fuego fatuo

espectro que se delata ante el espejo.

Bosteza la madrugada somnolienta

el hartazgo de su tentación sin fin.

 
Jules Etienne

sábado, 15 de octubre de 2016

TRASLUZ


 
Abre la puerta púrpura del tiempo

y deja que brote la enredadera.

Hojas. Ramas secas que revercedecen

durante la primavera. Hojas marchitas,

bajo el árbol del silencio duermen las

promesas en busca de piedra firme.

Máscara transparente de risa y llanto

liada a un espejo inagotable de gestos.

Rostros. La belleza es el fruto de los rasgos,

detalles en las facciones de cada rostro

que desaparecen al cerrar los párpados.

En la rauda espiral de los sentidos

el deseo y la muerte se desnudan,

es la materia de la que estamos hechos.


Jules Etienne

martes, 11 de octubre de 2016

MENDACIDAD

"... fruto que cae del árbol eterno sin la culpa del incesto original..."


Fruto que cae del árbol eterno

sin la culpa del incesto original,

ese viejo estigma que se relata

desde el letargo de los siglos.

Es tarea de los profetas

forjar las falacias de la fe

prometiendo eternidad a los mortales,

ingrata entelequia del alma

que disfraza de eufemismo la certeza

en el nombre del tiempo,

los hijos de la ignorancia

y el silencio del espíritu.

Dios creó al hombre

para que éste pudiera inventarlo.
 


Jules Etienne

sábado, 8 de octubre de 2016

GABRIOLA

"... caminemos por la playa de Gabriola aunque sólo sea una isla y no un destino."
 
a la memoria de Malcolm Lowry


Es una isla no un destino, hasta las gaviotas lo saben,

presienten el naufragio en el olor del otoño.

El viento susurra cuando las alas del ángel de la noche

arrastran la mañana hacia la soledad gris de la playa

más allá del faro sobre las olas crespas,

con una blanca y distante persistencia

el sol y el viento bailan en el aliento ebrio del poeta

aquél que bajó al abismo para esculpir letra por letra

un volcán sin anclas con sus palabras:

al tercer intento resucitó en novela.

El mismo que abandonara el último edén posible

-nostalgia del delirio... o del olvido-

para explorar cada rincón del purgatorio

oscuro como la tumba donde yace mi amigo

en cierto lugar remoto de civilizaciones muertas.


Certeza de claridad, promesa de luz,

caminemos por la playa de Gabriola

aunque sólo sea una isla y no un destino.


Jules Etienne

Nota: lo que aparece en letras cursivas son frases extraídas literalmente de diferentes novelas escritas por Lowry: Bajo el volcán, Ferry de octubre a Gabriola, Ultramarina y Oscuro como la tumba en la que yace mi amigo.

La ilustración corresponde a Gabriola Island, de Christian Rasmussen.

GABRIOLA (English version)

"... when the morning was carried away by the wings of the angel of the night..."
 
To the memory of Malcolm Lowry


Is an island not a destiny,
 
even the seagulls know,
 
they forebode the shipwreck
 
in the scent of the autumn
 
and the wet branches.
 
The night wind whispers
 
when the morning was carried away
 
by the wings of the angel of the night *
 
towards the gray solitude at the beach
 
and the lighthouse over the crisped waves
 
with a white distant persistence **
 
and the sun and wind danced through ***
 
the drunken breath of the poet,
 
who went down deep
 
to engrave letter by letter
 
an unanchored volcano with his words ****
 
at the third attempt was resurrected in a novel.
 
The same to leave the last possible eden
 
-nostalgia for delirium?… or oblivion- *****
 
to explore every corner of the purgatory
 
dark as the grave wherein my friend is laid
 
in this outlandish spot of dead civilizations. ******
 

Certainty of brightness, promise of lightness *******
 
walk along the beach of Gabriola
 
albeit only an island, not a destiny.

 
Jules Etienne
 
* From Under the Volcano, page 223
** From October Ferry to Gabriola, page 4
*** From Ultramarine, page 82
**** From October Ferry to Gabriola, page 4
***** From Dark as the Grave Wherein My Friend, page 3
****** From Dark as the Grave Wherein My Friend, page 212
******* From Under the Volcano, page 129  

 The photo is a sunrise at Whalebone Beach, in Gabriola Island.

martes, 4 de octubre de 2016

ETÉREOS


"Muchas personas le parecían bellas,
y ahora, con suerte, sólo en ocasiones.
Imaginaba claramente un paraíso
y ahora sólo puede intuirlo."
 Monólogo inicial en Las alas del deseo


Viajan en las alas del paisaje
 
y pueden ver sin abrir los ojos,
 
uno siempre los imagina
 
atentos al conflicto entre el alma y sus demonios,
 
a ellos se les encomienda el cuidado del mundo,
 
coleccionan figuras hechas de nube
 
y son capaces de vislumbrar
 
las facciones de un rostro imaginario
 
sobre la humedad en un muro derruido.
 
Es posible reconocerlos aunque sean invisibles
 
porque en algunas ocasiones
 
se alcanza a escuchar el roce de sus alas
 
o dejan una pluma flotando en el entorno
 
por donde debieron pasar.
 
Existen al margen del tiempo,
 
medida insignificante en el contexto de la eternidad,
 
y no pueden guardar secretos
 
porque su naturaleza transparente los delata,
 
a pesar de eso penetran en los círculos herméticos
 
que confunden herejías y esoterismos.
 
Nadie conoce con certeza los motivos
 
por los que se les pueden retirar sus alas,
 
se asegura que carecen de sexo
 
aunque existen pruebas abundantes de lo contrario.
 
Los ángeles, fatigados de su inmortalidad,
 
vencidos por el deseo, acaban por caer.
 
Si vivieran en el cielo, no estarían entre nosotros.
 
 
Jules Etienne

sábado, 1 de octubre de 2016

DESTINO

"Promesa que se deslumbra como las aves... La primera palabra tiene la pureza de la luz..."
 

Promesa que se deslumbra como las aves

al encontrarse frente al árbol de la verdad.

Antes de nacer, noche y día
 
se confunden en el mismo augurio,
 
aliento que palpita clandestino
 
bajo la piel materna que se intuye ajena.
 
La primera palabra tiene la pureza de la luz,
 
deviene en coloquio que es lenguaje 

conjugando lugares y personas;
 
en la voz viaja el gesto con su nombre,
 
enigma que renace a cada momento:
 
a un instante le sigue otro jamás vivido,
 
porque el agua en la que se abreva

nunca podrá ser la misma.
 
Se cumple el ciclo virtuoso de la existencia,
 
nada escapa a la ley del el tiempo.

 
Jules Etienne