.

.
PUERTOS: "Me quedo, en cambio, con su luz a pleno sol o el horizonte ruborizado del ocaso."

sábado, 29 de octubre de 2016

PALIMPSESTO

"... Pandora debió ser encadenada para evitar tanta curiosidad."

a Beatriz, para saldar una vieja deuda.


Al despertar, los dioses

se sacudieron las palabras

y el tedio de la inmortalidad.

Remoto el origen y confusa su memoria,

en la mitología de la sorpresa

las tragedias se equivocan:

Tiresias no merecía la ceguera

y Pandora debió ser encadenada

para evitar tanta curiosidad.

Creadores del rayo y tempestades

en las que naufragan los navegantes,

los dioses griegos son como nosotros,

desean, conspiran, mienten, odian.

Un oráculo jamás equivoca sus presagios:

no toda la fantasía es divina

ni lo que se ama, real.



Jules Etienne

martes, 25 de octubre de 2016

NOCTÍVAGO

"Rasgan los colmillos la sombra para dejar en el mapa de la sangre la huella gemela de su testimonio."
 
 
Misterio más allá de la vida

que entraña su inmortalidad.

En un teatro de oscuridad perenne

mantiene el secreto en voz baja,

seduce a la aristocracia del tedio

con una mueca más que pálida

deletreando el alfabeto nocturno

de eroticidades clandestinas.

Rasgan los colmillos la sombra

para dejar en el mapa de la sangre

la huella gemela de su testimonio.

Mórbido capricho de la eternidad,

desterrado del rigor especular

es incapaz de ver su propio rostro

porque se le despojó de alma,

nocherniego por vocación y destino

seguirá tramando su insomnio,

de la bestia al mito perpetuo

se le atribuyen ominosas leyendas.

 Es un descuido de la muerte.


Jules Etienne

martes, 4 de octubre de 2016

SIESTA

"Una luz rubia debió deslumbrar los ojos con que habrás de mirarme..."
 
 
Tatuada por el sueño transpira la tarde

murmullo voluptuoso que se despereza

sobre el regazo frutal del estío,

anhelos del tacto cuando desnudan

el arraigado vicio de acariciar tu cuerpo

muda presencia que se incorpora

y todo despierta en nuestro paraíso.

Una luz rubia debió deslumbrar

los ojos con que habrás de mirarme,

hermoso semblante repleto de ti,

mi voz habla también desde tus labios

con el sabor mutuo de la misma saliva.

Un suspiro involuntario me lo advirtió:

hace tiempo contraje este mal

afán perverso de morir en tu boca

secreto derramado, fruto que se deshace.


Jules Etienne