.

.
"Tuvo la infancia su amanecer de pureza..."

martes, 29 de noviembre de 2016

MUSAS



Ciertas mujeres abrazan la noche

derraman agua sobre la luna

y bailan en los cementerios

abren tumbas para liberar

a las almas presas del recato,

sobre las estatuas de los sepulcros

ciernen guirnaldas que entretejen

recuerdos, azahares y laureles,

desvelan neologismos del cuerpo

y les devuelven un hálito de vida

a los sueños de los difuntos.

Fantasean con que llegará un día

en que ningún amor estará prohibido,

cantan, danzan, iluminan quimeras,

poemas que florecen al tacto

en el jardín de los prodigios.

Se deslizan por la geografía más secreta

con el pasaporte de la intimidad:

no son extranjeras en ningún lecho;

vírgenes de culpa, anónimas y sensuales,

palpitan bajo la piel de la historia.
 
 
Jules Etienne

sábado, 26 de noviembre de 2016

ISLA

"... racimos de nubes bifurcan la distancia..."


Las olas llegan, los días se van.

Dibuja el viento con su soplo errante

el contorno del naufragio,

el viejo marino permanece solitario

aferrado a los andrajos del velamen,

con el tiempo reseco en sus manos

observa la última voluntad del sol

hundirse en la bahía del desengaño.

Náufrago anclado en tierra

en un lecho de pesadilla y sueño

alza la mirada para embriagarse de cielo

y desear el sexo del mar.

Las olas regresan, los días jamás.

Racimos de aves bifurcan la distancia

en dos geografías de un mismo destino:

es la nada equidistante del océano.


Jules Etienne

martes, 22 de noviembre de 2016

ULTIMÁTUM

 a Eréndira

Elegía del insomnio, te adivino desnuda,
 
abrazo la piel de la oscuridad
 
con la verde caricia de tus ojos,
 
tu cicatriz entreabierta me libera
 
abismo que es torrente, principio y fin,
 
densa sombra de los cuerpos
 
urdiendo una traición febea:

impedir el día desde esta vigilia.
 
Inventemos una noche de placer perpetuo
 
para castigar la arrogancia del sol.
 

Nuestro deseo no se merece tus fantasmas.
 
 
Jules Etienne

sábado, 19 de noviembre de 2016

PARTIDA

"El trebejo del rey se desploma..."


Era su espacio de mundo ideal,

el mudo alrededor de piezas

pulidas con colores opuestos

sobre un calabozo de escaques

-sáxeas efigies sin esperanza

moldeadas por paciencia y tiempo-.

De esa manera no le importaban

las estridencias de la vida

y era posible mantener aislado

al silencio frente a la palabra,

en el tablero se fueron acumulando

testimonios de batallas perdidas

sin necesidad de pelearlas siquiera.

El trebejo del rey se desploma

aferrado al prodigio de un giro luminoso

que alcanzara a impedir el jaque funeral.

Ajedrez nugatorio de la ingenuidad

que no se resigna al último aliento.


Jules Etienne

martes, 15 de noviembre de 2016

PERIGEO

 "Desde el perpetuo azul astral en la mítica cartografía del cielo, sería su pupila que nos observa..."
 

Bajo el peso de los siglos
 
la más brillante de todas las lunas,
 
noche en que se desnuda la luz
 
para transfigurarse discreta
 
en sonata, leyenda o misterio,
 
tal vez un beso clandestino

murmullo de siluetas en celo,

hubo quien se ahogara

intentando abrazar su reflejo,

leve tremor opalino sobre el agua.
 
 Desde el infinito azul astral
 
en la mítica cartografía del cielo

sería su pupila que nos observa
 
y desvela los secretos de la tierra
 
para derramarse diáfana y plena
 
entre el clamor de la oscuridad.
 
 
Jules Etienne

sábado, 12 de noviembre de 2016

PAUSA

"Puerta abierta a ninguna parte..."


En el nombre de la palabra

y la soledad de todos los silencios

despertar esta y otras veces

en una alborada repleta de luz

con la boca inundada de voces

urdimbre de lenguajes profanos

miradas abiertas como ventanas

para asomarse al prodigio de ver.

Puerta abierta a ninguna parte

añejo olor del polvo, el futuro hecho pasado,

las nubes, las ausencias, son lluvia y olvido.

Sospechar la muerte, tan sólo sospecharla...


Jules Etienne

martes, 8 de noviembre de 2016

FARO



Dicen que la luz de los faros

tiene la capacidad de intuir

la infamia a bordo de una nave

y entonces se torna más opaca

con el fin de que al naufragar

se convierta en buque fantasma:

una leyenda más flotando sin rumbo,

así se han llenado las olas de misterios

rumor en el océano de medusas nocturnas

con el color de los sueños.

Aquellos que desentrañan los mitos marinos

sostienen que cuando un faro se apaga

otro se detiene en algún lugar remoto

como señal de duelo fraterno

por el que se ha quedado en tinieblas.

Muy pocos saben sobre su destello

que posee el instinto de presentir las desgracias;

así, no habría que preocuparse

por las profecías sobre el fin del mundo

-donde se ha dicho que también hay uno-,

si todas sus luces se apagaran al mismo tiempo

será porque acecha, inevitable ya, la catástrofe.

Iluminados por los faros del mar

navegan los navíos, gira el planeta.


Jules Etienne

sábado, 5 de noviembre de 2016

INASIBLE



Mujer de humo que vas y vienes

hablando con tu lenguaje de enigmas,

el nombre tatuado en algún acertijo

que no alcanzo a resolver.

Voz ambigua en los confines de la niebla,

regresas sólo para desaparecer

como lo has hecho este y tantos siempres

mientras mis manos luchan a tientas

tratando de aprehender la noche;

tu silueta furtiva, evanescente,

otra vez se difumina. Otra vez.

Reflejo que ni siquiera es imagen

acaso un capricho en la retina,

nos volveremos a encontrar

aunque sólo sea para evaporarnos entre sueños

en el vaho de las historias sin fin.


Jules Etienne

martes, 1 de noviembre de 2016

LUTO

"Me sentí huesos, párpados exhaustos, silencio entre raíces de árboles umbríos..."


Porque las cuatro estaciones llegan

sólo para irse en perpetua despedida

asumo que el pasado es residuo de la vida

y el futuro un artificio de la eternidad.

Me sentí huesos, párpados exhaustos

silencio entre raíces de árboles umbríos,

con tanta nada a mi alrededor

cada vez más remoto en la memoria ajena.

Me sospecho muerto.


Jules Etienne