.

.
"La ventana te mira desnuda, dilata la luz, ilumina el espacio..."

sábado, 31 de diciembre de 2016

BRINDIS



A medianoche se consume el día

tocón de otro árbol mutilado

en el bosque de las vivencias,

se festejan las doce campanadas:

un año menos por andar.

Amanece enero con resaca

y despropósitos imaginarios,

ya la rutina se encargará

de recuperar los viejos hábitos.

Fuga perpetua de la vida

evanescencias del calendario,

el tiempo nunca se equivoca.


Jules Etienne

Vancouver, Canadá, diciembre 31.

martes, 27 de diciembre de 2016

PASAVANTE



El mar insiste con su oleaje

el sol escapa entre un enrejado de nubes,

un barco aguarda somnoliento al final de la bahía

relatos de viejos navegantes escurren por el imbornal,

dicen que alguna vez surcaron la furia de los siete vientos

entre cantos de sirenas vieron, en la niebla,

la silueta de un barco fantasma

y el contorno de Atlántida en el fondo del océano,

en una noche de cantina atracados en Alejandría

después de beberse hasta el último recuerdo

se acostaron con las putas de todos los burdeles.

Apoyado en el barandal de proa

un marino solitario observa el horizonte

no necesita brújula porque desconoce su destino.


Jules Etienne

sábado, 24 de diciembre de 2016

ROMANZA

"Llegarán las primeras nieves del invierno.."


Entrégate con el amor tardío

que se consuma hasta el fin de la madrugada

ámame sin tiempo como quienes carecen de destino

con la serenidad del otoño recién llegado

canto desde el fondo del cuerpo

húmeda voz que nos toca

lejana habrá quedado la edad tempestuosa

de los días ajenos cuando éramos desconocidos.

Llegarán las primeras nieves del invierno

la ciudad se volverá blanca y muda

juntos la veremos brillar por el cristal de la ventana

pero nosotros no tendremos frío

serás mis brazos y yo tu abrigo

al resguardo de tu tibia trenza,

aprenderemos que para medir la vida

se requieren otros calendarios

sin el nombre de los meses ni los días de la semana.
 
Que el amanecer espere porque todavía es de noche.
 
 
Jules Etienne

martes, 20 de diciembre de 2016

CALITIPIA

"... figuras de niebla en un solitario andén cuando el tren ha partido."
 

No hay nada que hacer

ya nos acostumbramos a vivir

bajo la luz de un sol moribundo

como siluetas sin sombra,
 
figuras de niebla en un solitario andén
 
cuando el tren ha partido.
 
 
Sobre el pardo asfalto de las calles,
 
en el difuso paisaje urbano,
 
transcurren los siglos y los días
 
entre ayer y ninguna parte
 
simulacro de noches sin fin,
 
fotografías en sepia que se irán deslavando.
 
 
Jules Etienne

Ciudad de México, 2001.

sábado, 17 de diciembre de 2016

ESCAQUE

"... la mano diestra de algún dios pagano decide desde las alturas la suerte de los condenados."


Mapa de un enroque predecible:
 
sólo existe la voluntad,
 
porque el destino es quimera.
 
No hay misterio en la estrategia,
 
entre las mil y una aperturas
 
todo es riesgo calculado,
 
el peor rival se oculta en el alma.
 
Territorio aún por conquistar
 
paisaje blanco y negro
 
que a nadie pertenece,
 
es la incertidumbre del combate
 
gambito de fábulas ancestrales;
 
en el rigor de la batalla
 
la mano diestra de algún dios pagano
 
decide desde las alturas
 
la suerte de los condenados.
 
Sedimento de siglos sobre el tablero
 
cuando se juega al ajedrez con los recuerdos.
 
Jaque a la memoria: la vida es mero reflejo
 
en el espejo del tiempo.

 
Jules Etienne

martes, 13 de diciembre de 2016

CAMINOS

"Oculto tras la última curva se desvanece el final de su trazo..."
 

Se abre el horizonte

a su naturaleza fugitiva,

serpentea el itinerario inmóvil

partiendo en dos el paisaje.

Nace en la tierra, penetra la montaña

rebasa la cima de la pendiente,

el camino no viene ni va

es el viajero quien se traslada

entre el trayecto recorrido

y el destino por alcanzar,

¿por qué huye? ¿hacia dónde va?

fuga perpetua entre la bruma

que desemboca en el vacío.

Oculto tras la última curva

se desvanece el final de su trazo,

es el arancel de la distancia.


Jules Etienne

sábado, 10 de diciembre de 2016

EXORDIO

"... la silueta del palíndromo perfecto como fugaz reflejo sobre el agua."
 
 
Inmerso en el silencio de la aurora

el mundo se pobló con la palabra:

hágase el lenguaje y las voces

se multiplicaron hasta el infinito.

Laborioso debió ser el trayecto de la tinta

rasgando el territorio de los signos,

deshojar la flor de la paciencia y descubrir

sobre la nítida geografía del papel,

la silueta del palíndromo perfecto

como fugaz reflejo sobre el agua.

Reclamo contra la inercia del mutismo

y anagrama de caricias en un poema,

caligrafía de la razón transparente:

no se puede pensar sin el lenguaje.


Jules Etienne

La ilustración corresponde a una fotografía de Arno Rafael Minkkinen

martes, 6 de diciembre de 2016

NOCTÍVAGO

"Rasgan los colmillos la sombra para dejar en el mapa de la sangre la huella gemela de su testimonio."
 
 
Misterio más allá de la vida

que entraña su inmortalidad.

En un teatro de oscuridad perenne

mantiene el secreto en voz baja,

seduce a la aristocracia del tedio

con una mueca más que pálida

deletreando el alfabeto nocturno

de eroticidades clandestinas.

Rasgan los colmillos la sombra

para dejar en el mapa de la sangre

la huella gemela de su testimonio.

Mórbido capricho de la eternidad,

desterrado del rigor especular

es incapaz de ver su propio rostro

porque se le despojó de alma,

nocherniego por vocación y destino

seguirá tramando su insomnio,

de la bestia al mito perpetuo

se le atribuyen ominosas leyendas.

 Es un descuido de la muerte.


Jules Etienne

sábado, 3 de diciembre de 2016

RÉQUIEM

"... abrazo expectante a lo que pudo ser..."


Entonces aquella mujer sin tiempo

 a quien suponías muerta al dejar de verla,

que por orgullo malentendido

mantuvo en secreto una paternidad

en el arrabal del nunca supe,

surge tardía entre la bruma incierta

de lo que no debió ocurrir jamás.

La risa infantil de la inocencia

promesa extraviada en el vacío

cumpleaños envuelto y sin abrir

guardado en el cajón de las caricias

abrazo expectante a lo que pudo ser

y ese ambiguo resabio de sorpresa

ante una tumba en el camposanto. 


Jules Etienne