.

.
"Se escucha lejano entre la niebla un eco que percute a la distancia..."

martes, 31 de enero de 2017

CANDOR

"... tronco arrojado por la marea en otra playa que no es Miramar."

a Clara Martha, cómplice de la infancia
 
 
El mundo despierta en silencio
 
y se abre al corazón de la mañana,
 
fuego rasgando el alborada
 
sobre el jardín de los colores,
 
verde como la mirada mutua
 
que habita fugaz en el pasado.
 
Se desgastan las palabras
 
vagas fechas bajo el polvo,
 
complicidades tempranas
 
extraviadas a golpe de duda,
 
tronco arrojado por la marea
 
en otra playa que no es Miramar.
 
Por eso te lo pregunto ahora
 
antes de quedarnos sin voz,
 
cuando el tiempo al fin decida
 
detenerse a dormir en nuestros ojos:
 
¿En qué tramo de la vida
 
se pierde la inocencia?
 
 
Jules Etienne

sábado, 28 de enero de 2017

AGUAMARINA

"... esculpe con espuma los signos de su propia astrología..."
 
 
Es el mar. El aliento del mar

cuando respira y esculpe con espuma

los signos de su propia astrología,

piel efímera y vasta del oleaje.

Descubrió el pulso de la marea
 
el brillo del color turquesa
 
para acunarlo con su balanceo,
 
gota azulada que se descubre amuleto.
 
Solitaria sirena, reina del océano,

fábula palpable y sonámbula
 
abandonada en la orilla,

tendida sobre la arena inventa tu cuerpo

y bebe con la avidez del sediento

que desconoce los mitos de la tierra.

La resaca lleva y trae augurios,
 
el aguamarinante adivina el porvenir:
 
traicionada por algún dios ingrato,
 
nunca llegará a su destino.
 
 
Jules Etienne

martes, 24 de enero de 2017

CERTIDUMBRE

"... pulso del sol y júbilo de las aves matinales."
 
 
Irrumpe la luz, pulso del sol
 
y júbilo de las aves matinales.
 
Nace el día, se desgrana sobre la tierra
 
con el vigor de prodigio renovado,
 
el aire prófugo se libera de formas
 
bajo su piel palpita el movimiento,
 
vuelo a ciegas del instinto
 
que sólo la vida será capaz de ver.
 
Al final del horizonte se teje la noche,
 
se esparcen aromas crepusculares
 
el silencio impertinente del ocaso
 
cierra al fin sus párpados,
 
certeza que nunca se conjuga:
 
es la intuición de la Naturaleza.

 
Jules Etienne
 
La ilustración corresponde a Pájaros dorados (Golden Birds), de Pieter Jordaan.

sábado, 21 de enero de 2017

PARADOJA

a Adriana Nephesh


El calendario es impreciso: enumera los días

consigna lunas y estaciones del año

pero nunca los estados de ánimo.

Irrumpes en mi exilio casi en secreto

intacta de olvido y ajena en la distancia

silencio del viento o marea inmóvil

soliloquio que se enreda en cada sílaba

mi voz escuchándose a sí misma,

nunca te sentí más lejana.

Laberinto vicioso de tu ausencia:

no estás y sólo puedo recordarte

porque es lo único que me has dejado.

Tendré que imaginarte esta noche

como si no te hubiera soñado nunca.


Jules Etienne

martes, 17 de enero de 2017

ESTIGMA

"... sólo queda la cicatriz en el cielo de una vieja luna de enero."


Recuerdo con precisión el verde tenue

de los ojos de mi padre,

el olor de Miramar en mi infancia

que se me quedó impregnado en el olfato

como alga sobre la piedra,

la piel tersa de una amante pasajera

guardada entre los escombros de la memoria.

Despedidas que rasgaron la tarde

tercos pasajes de la vida que asoman

disfrazados de nubes o de flores

mientras camino a ninguna parte:

la promesa de aquellas canciones

con las que soñábamos estar enamorados

y los labios que se esfumaron una madrugada

despojándome de tantos besos.

Porque su brillo se desvanece

sólo queda la cicatriz en el cielo

de una vieja luna de enero.

Nunca se regresa del amor perdido.


Jules Etienne

sábado, 14 de enero de 2017

EXORDIO

"... la silueta del palíndromo perfecto como fugaz reflejo sobre el agua."
 
 
Inmerso en el silencio de la aurora

el mundo se pobló con la palabra:

hágase el lenguaje y las voces

se multiplicaron hasta el infinito.

Laborioso debió ser el trayecto de la tinta

rasgando el territorio de los signos,

deshojar la flor de la paciencia y descubrir

sobre la nítida geografía del papel,

la silueta del palíndromo perfecto

como fugaz reflejo sobre el agua.

Reclamo contra la inercia del mutismo

y anagrama de caricias en un poema,

caligrafía de la razón transparente:

no se puede pensar sin el lenguaje.


Jules Etienne

La ilustración corresponde a una fotografía de Arno Rafael Minkkinen

martes, 10 de enero de 2017

POSTAL

"Sólo queda un adiós desnudo que sigue agitando su mano entre la niebla del andén."
 
 
El saludo a la distancia

desde alguna región de la memoria

extiende otro poco más el vacío,

donde alguna vez hubo música

ahora las tonadas son silencio.

La vida, en cambio, sigue impasible

rimando sus coplas cotidianas

con casualidades y desencuentros.

La soledad es una jaula sin sorpresas:

sólo queda un adiós desnudo

que sigue agitando su mano

entre la niebla del andén.
 
 
Jules Etienne

sábado, 7 de enero de 2017

QUIMERA

"... entre los escombros de calles desnudas."


El plenilunio tiene vocación de día

es la claridad con que mira la noche

teatro de luz que persevera en silencio

leve resplandor detrás de los contornos,

misterios que el amanecer desvanece

entre los escombros de calles desnudas.

Tendríamos que urdir los mismos sueños

para poblar de fantasías las mil y tantas noches

y recuperar madrugadas con el sabor de los frutos

que alguna vez fueron prohibidos,

nuestros cuerpos dejarían de ser ajenos

y en un prodigio de intuición nocturna

adquirir el tacto para amarnos aún a la distancia:

despertaríamos una sola vez y para siempre.


Jules Etienne

martes, 3 de enero de 2017

TREGUA



Me corresponde el signo zodiacal del insomnio

si es que lo hubiese y por eso,

o porque no tenía algo mejor que hacer,

una de tantas noches que reniegan del sueño

me decidí a inventarte:

trazar en un lienzo imaginario

las facciones de tu rostro perfecto

cada tatuaje que palparían mis manos

y hasta un perfume impregnado de azar

según los caprichos del desvelo.

Te conoceré a oscuras, predice mi horóscopo,

como los ciegos a quienes el milagro de una luz furtiva

sorprende y deslumbra, embriaga y calcina;

para los devaneos del cuerpo

la penumbra es territorio incierto

donde se confunden realidad y deseo.

Estas mismas noches, fatigadas por la vigilia

se resignan apacibles hasta que el sol quiera.


Jules Etienne